Advertencia a todos los usuarios

Próximamente: Rediseño completo del blog, cambio del título y de nombre de mi perfil. ¡No me perdáis la pista!

domingo, 14 de octubre de 2012

Toda etapa tiene su principio, y su final.
Aquello que durante un tiempo significó tanto para ti, hoy descubres, con sorpresa, (¿y tal vez dolor?) que ya no significa nada. Que no te llena.
Puede ser que tú hayas cambiado, que hayas madurado, o quizá lo contrario. Pero el resultado es el mismo: se acabó.

Abrí este blog con 17 años recién cumplidos, en una etapa de mi vida en la que necesitaba desahogarme con quien fuera, y como fuera, necesitaba algo más que un diario, que alguien me dijera "te entiendo".

Luego aquellos momentos, afortunadamente, pasaron.

Y desde entonces han pasado tantas cosas, que estoy segura de que si por casualidad me encontrase a la de 17 por la calle, no la reconocería, ni siquiera creo que me cayera bien. Le diría un par de cosas.

Yo he cambiado, y este blog, este rincón, ha dejado de llenarme. No me siento identificada con lo que leo, ni siquiera me siento identificada con mi nick. Por tanto, se acabó.

No lo borro, porque no quiero, me gustaría recordar siempre a la que fui, aunque ahora no la entienda. Pero (y aunque tras un año sin actualizar muchos os lo habréis imaginado) lo confirmo. FIN DE "EL MUNDO ENTRE DOS"

Pero en la vida, cada final es un nuevo comienzo. Los que queráis podéis seguir conmigo en mi nuevo blog:



Me hará mucha ilusión teneros por allí, y, palabra, intentaré no desaparecer sin dejar rastro nunca más, y, si a pesar de todo lo hago, haré que Jana la de la Niebla os lo comunique.

Muchos besos a todos, hasta siempre.

3 comentarios:

Jana la de la niebla dijo...

Pues, princesa o demonio, como este es el fin de este blog (y siempre dará pena despedirse, ¿verdad?) también voy a ser yo, por lo visto, la primera en comentar.
Y solo decirte que tu blog te sirvió tanto en su momento que me parece mucho mejor que no lo anules, que no reniegues de él, que solo lo dejes ahí, cerrado, por si en algún momento te apetece reencontrarte con aquella niña de diecisiete -y dieciocho- años que fuiste y a la que yo tanto quise, tanto -imposible más e imposible menos- como a la de veinte, casi veintiuno, que eres ahora. Mi niña.
Y te deseo toda la suerte del mundo en tu nuevo blog, con un título en el que no hay duda de tu sentido del humor (yo doy fé) y divertido, desenfadado, como tú a veces.
Nos vemos, Nan, en tu nuevo blog, así que esto no es, de ningún modo, un adiós.
Hasta la vista, peque.
¡Mil besitos para todo tu viejo blog!

Misaoshi dijo...

Es un buen paso para mirar para delante.

Y que no lo cierres es fantástico. Jamás te olvides de quién fuiste, aunque ahora la odies, porque aquella tú del pasado te convirtió en lo que eres ahora.

Qué típico ¿eh? parece que sé y todo.


Tendré que agregar el nuevo ahora a la lista >_<

EL CABALLERO ENAMORADO dijo...

Ni lo cierres ni lo olvides como bien dicen tu madre a la que aprecio mucho pues puedes encontrar sorpresas como estas un blogger que vuelve de nuevo y recuerdo entre sonrisas y lagrimas muchos años de su vida en momento que le hace falta agarrarse a algo para no llegar al fondo un abrazo